Psicología Miraflores | Terapia de adultos

Adultos

Terapia adultos

Terapia individual

Nos gustaría concretar todas las posibles razones para empezar una terapia psicológica, pero es complicado porque, hay tantas razones y motivos como personas que demandan atención psicológica.

En general diremos que las personas adultas acuden al psicólogo cuando las estrategias personales para solucionar los problemas emocionales dejan de ser suficientes y hay un sentimiento de desesperanza.

También podemos precisar apoyo o consejo ante situaciones en las que no somos capaces de identificar porque nos sentimos desanimados, enfados o tristes.

A veces incluso se busca un psicólogo por consejo de otro profesional sanitario: médico, fisioterapeuta…etc. Y la razón es que factores como el estrés y la ansiedad pueden derivar en síntomas psicosomáticos como cansancio, contracturas musculares, trastornos digestivos, cefaleas tensionales, dolor crónico,…etc.

De lo que estamos seguros es que es recomendable acudir a un psicólogo cuando estamos atravesando por una situación de alto nivel de malestar y sufrimiento, que afecta o dificulta nuestras actividades de vida cotidiana y nuestras relaciones con los otros.

Esta es la lista de los problemas que trabajamos en consulta con mayor frecuencia:

  1. Trastornos de la ansiedad.
  2. Trastornos del estado de ánimo.
  3. Trastornos adaptativos o problemas derivados de sucesos estresantes (ruptura sentimental, divorcio, separación, problemas conyugales, enfermedad médica crónica, dificultades emocionales, problemas en el trabajo, cambio de residencia, casarse, tener hijos, jubilarse… etcétera).
  4. Problemas de inseguridad, toma de decisiones.
  5. Duelo por fallecimiento de un ser querido y otras pérdidas.
  6. Problemas laborales y orientación laboral.
  7. Fobia social y fobias específicas (a conducir, a volar…etc).
  8. Trastornos psicosomáticos y problemas de salud.
  9. Trastornos de personalidad (Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad, TLP, Trastorno Evitativo, Trastorno de personalidad por Dependencia)
  10. Adicciones y problemas de control de impulsos.